Abismo

Un día, Blas pensó que no podía sufrir más, que había llegado al límite. Que no había nada equiparable al dolor que le oprimía el pecho como miles de agujas, cada vez que se atrevía a respirar. Hasta que una mañana se levantó y no sintió nada. No había dolor. Ni opresión, ni agujas. Pero…

El sillón hinchable

Hace ya semanas que, cuando llego a casa de la caminata de las tardes, me apropio del sillón hinchable que le regalaron a mi hijo pequeño por su cumpleaños. Allí me siento, me repantigo más bien, hasta la hora de cenar, ya sea a leer con música de fondo o a escucharla sin más. El…

Duelos de infancia

Cuando Ernesto murió, el pequeño Isaac se quedó roto en mil pedazos. Sentía un profundo y punzante dolor en el corazón, como si le estuvieran clavando cristales ardiendo, sin tregua. Notaba como algo se quebraba en su interior, presionándole incluso la ira y los miedos hasta dejarle bloqueado, sin poder apenas moverse, paralizando todo su…

Reencuentro

Rueda. Colina abajo. Con su vestido blanco enredado entre las piernas. Azotadas por las piedras. Las ramas. Los accidentes del terreno. Lo suyo no lo es. Un accidente. Ha querido jugar. Arriesgando. Su cabeza gira con los ojos cerrados. En su mente luces y sombras traducen la posición de su cuerpo en cada tramo de…

Luchar o morir

La decisión estaba tomada, después de darle muchas vueltas llamé a un taxi para que me llevara a Barajas, compré  un billete con destino a París. Subí al avión y comencé a escribir en el móvil un mensaje para  cada uno de mis seres queridos. Dos horas después ya estaba allí. Decidí pasear por mis…