ABAJO; SOL.

El sur me llena la piel de ramas cuando se aleja.   Día a día tacho el presente con la yema del mar y pienso que hay tactos apagados que encienden más que cinco sentidos.   El sur siempre se queda; abierto en su hueco deja paso a mi huella forastera que ojea, entre calle…

Latidos Hilvanados

Abrazas tan bonito cuando lo haces para otros, pero se te rompen las manos cuando intentas abrazarte a ti misma, no sabes por dónde cogerte. Importan más los rotos de los demás que los pedazos que vas dejando a cada paso incierto que das. Te dejas para mañana pero mañana siempre duele y sabe mejor…

Vivencias

Me miro en el reflejo de la copa de vino tinto que tengo delante y se presentan unos ojos con un brillo distinto con miles de batallas vistas y sobre todo, luchadas. Me fijo todavía más si puedo en el envoltorio de mis ojos: unas dulces y cada vez más amontonadas arrugas de tanto reír….

Ya no hay ejecuciones públicas en las plazas

Ya no hay ejecuciones públicas en las plazas y los niños se aburren en la plenitud de sus facultades: sólo pueden matar al prójimo en mundos virtuales en los que el soldado resucita una y otra vez para vivir la misma escena a tiro limpio para morir dentro de sí mismo en un día de…

Café frío

Dices que soy como un café frío en una mañana de invierno la última copa prohibida cuando llegas a tu límite el último acorde de piano antes de romper una canción y un corazón. Dices que soy locura y calma mar y fuego carrera y caracol lobo y liebre sol y una dulce y romántica…

Partida

Partida, de partir. Entrego mi vida en cada reparto de cartas, barajo mis olvidos en corazones empicados, en rombos de tréboles, en comodines incómodos. Los recuerdos, repartidos sobre un tapete, tapete color desierto, no se reparten parejas de tríos dudosos, las dobles parejas huyen en escaleras de colores inciertos, póker de añoranzas en cada manga…

Hogueras

Y  dejas que tu pueblo arda en hogueras que tú mismo has creado para luego apagarlas preocupado bajo mil focos encendidos sólo para ti   y convertirte en el héroe definitivo que alimenta y salva a la gente: conseguir desde hilos escondidos que se crean supervivientes y tú iluminado y sonriente el último de los…

Verde perpetuo

Tendía a tentar a tientas, a trazar el lienzo de la utopía. Temía tanto todo, que nada tenía; tan solo monotonía en mi atonía.   Trataba de entender a la tropa, trotando como un títere sin tregua, traspasado por el estrés y la tristeza; atascado entre mis propias trabas.   Te invito a destronar a…

Por qué Nueva York se nos quedó pequeño

Te echo de menos. Te echo tanto de menos que en este invierno disfrazado de nostalgia se me congelan las ideas y no tengo tus abrazos para darme calor. Mírame una vez más. Por favor, mírame. No me veas como una extraña que se coló en tu tren sin billete. No me veas como una…

Nubes grises

Empieza la lluvia, las persianas bajadas y las ventanas cerradas. Cambia el tiempo, todo se vuelve de un color grisáceo, triste. Y es que todo me sale mal, me despierto con una sonrisa y me voy a la cama queriendo que todo fuese una pesadilla más y no un sueño menos. Vuelve la falta de…