Partida

Partida, de partir. Entrego mi vida en cada reparto de cartas, barajo mis olvidos en corazones empicados, en rombos de tréboles, en comodines incómodos. Los recuerdos, repartidos sobre un tapete, tapete color desierto, no se reparten parejas de tríos dudosos, las dobles parejas huyen en escaleras de colores inciertos, póker de añoranzas en cada manga…

Hogueras

Y  dejas que tu pueblo arda en hogueras que tú mismo has creado para luego apagarlas preocupado bajo mil focos encendidos sólo para ti   y convertirte en el héroe definitivo que alimenta y salva a la gente: conseguir desde hilos escondidos que se crean supervivientes y tú iluminado y sonriente el último de los…

Verde perpetuo

Tendía a tentar a tientas, a trazar el lienzo de la utopía. Temía tanto todo, que nada tenía; tan solo monotonía en mi atonía.   Trataba de entender a la tropa, trotando como un títere sin tregua, traspasado por el estrés y la tristeza; atascado entre mis propias trabas.   Te invito a destronar a…

Por qué Nueva York se nos quedó pequeño

Te echo de menos. Te echo tanto de menos que en este invierno disfrazado de nostalgia se me congelan las ideas y no tengo tus abrazos para darme calor. Mírame una vez más. Por favor, mírame. No me veas como una extraña que se coló en tu tren sin billete. No me veas como una…

Nubes grises

Empieza la lluvia, las persianas bajadas y las ventanas cerradas. Cambia el tiempo, todo se vuelve de un color grisáceo, triste. Y es que todo me sale mal, me despierto con una sonrisa y me voy a la cama queriendo que todo fuese una pesadilla más y no un sueño menos. Vuelve la falta de…

Libre como el mar

Las vistas desde mi toalla huelen a sal y en ellas descubro tantas realidades simultáneas como caminos entre granos de arena. Las vistas desde mi toalla Son de azul cielo y de azul mar Y si te fuerzas, un difuminado horizonte recuerda que siempre hay un más allá que llega más lejos que tú. ¿Cuántas…

Besos con espina

Se me han caído tus besos de algodón, que ahora lejos de acariciar, me arañan la piel. Piel. Mi piel fue tu abrigo y la tuya refugio para mí. Hoy la mía sigue siendo tu segunda piel cada vez que tienes frío, pero la tuya… la tuya es la aguja que me cose a ti,…

Cállate

Deja que te diga, cállate. Mira tampoco hace falta, cierra el pico. Siéntate, y deja que ponga cinta en la boca porque estoy tan harta de que no quieras escuchar. ¿Sabes? Eres tan estúpido que ni siquiera quieres ver que la casa que comparto contigo se puede desvanecer tan rápido como el fuego arrasa con…

Erasmus

Hoy, en la tele han emitido las miles de muertes, los niños que se mueren de hambre, las balas por metro cuadrado, los hombres senadores decidiendo la vida de cientos de mujeres, los sueños en cáscaras de nuez hundiéndose en el Mediterráneo, y he perdido la cuenta de los políticos que rellenan su cartera, pero…

De tal fruta, tal semilla

Quieren arrancarme las raíces. Nos separa una matrioska una guerra, dos duros, un estómago a medias, la mirada que desviste mis certezas, te necesito como sonrío ante el océano. Con las manos manchadas de tierra, con la cara desbordada del agua salada que nos mantiene vivos, pero al tiempo es la daga que atraviesa la…