Seguir viviendo.

He aprendido a mirar y a besar con el pecho, aunque aún no he podido evitar que este se llene de heridas. He lamido bocas, en un abrir y cerrar de ojos, que a día de hoy no sé por quién suspiran. He escupido verdades sin miedo a lo que viene después, y sigo sin…