ABAJO; SOL.

El sur me llena la piel de ramas cuando se aleja.   Día a día tacho el presente con la yema del mar y pienso que hay tactos apagados que encienden más que cinco sentidos.   El sur siempre se queda; abierto en su hueco deja paso a mi huella forastera que ojea, entre calle…