Latidos Hilvanados

Abrazas tan bonito cuando lo haces para otros,

pero se te rompen las manos cuando intentas abrazarte a ti misma,

no sabes por dónde cogerte.

Importan más los rotos de los demás

que los pedazos que vas dejando a cada paso incierto que das.

Te dejas para mañana

pero mañana siempre duele

y sabe mejor esperar.

Y así se te escapan las risas

a posarse en otras bocas,

que nunca son la tuya.

El resto te mira

y te cree feliz y completa,

pero tú te miras

con los ojos del que sabe

que el vacío atrapa.

Y no vengo a darte lecciones de costura,

tan solo vengo a decirte que no estás sola,

que yo también me hilvano los latidos cada día.

 

Autora: Jenny Areda (@jenareda)

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.