Detalles

Me gusta cuando me dejas una nota al lado del café recién hecho, para avisarme de que no estás pero que pronto volverás.
Y luego entras por la puerta con una sonrisa, cumpliendo tu promesa.
Me gusta que me despiertes con besos y con una voz suave, diciéndome que “hoy, siempre es una oportunidad para hacer las cosas mejor que ayer”.
Me gusta que cuando me froto los brazos, tú sepas lo que necesito en ese momento.
Me gusta que sepas cuando es el momento de dejarme un espacio…
Que cuando escribo solo necesito soledad, que cuando me frustro solo necesito un abrazo y que cuando me pierdo, solo necesito tus ojos.

 

Autora: Thisa Ángel

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.