Verde perpetuo

Tendía a tentar a tientas,

a trazar el lienzo de la utopía.

Temía tanto todo, que nada tenía;

tan solo monotonía en mi atonía.

 

Trataba de entender a la tropa,

trotando como un títere sin tregua,

traspasado por el estrés y la tristeza;

atascado entre mis propias trabas.

 

Te invito a destronar a la angustia,

a sentir la paz tras el tronar del tiempo,

a destronar al miedo y retar al temor;

atrayendo la anestesia a esta travesía.

 

Es el momento de tramitar el adelanto,

de atrapar la tranquilidad en la mente,

derrotando al estruendo del tránsito;

deleitándose ante el trinar del estornino.

 

Autor: Álvaro Coto (@elcriteriodelescritor)

 

Un comentario Añadir valoración

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.