INVÍTAME A UNA COPA

Invítame a una copa.
De las que acaban en desastre
pero sin remordimientos.

Sí, de esas de:
Súbete las bragas y vete sin hacer ruido,
que no me quiero enamorar por haber rozado tus costillas
sin el pretexto de correrme.

Esas son las de los funerales.
Sin cortejos ni palabras bonitas.
Que basta perderme en tus curvas,
para ver reflejado todo lo que me falta dentro.

Y yo, ¿cómo he acabado
desahuciando mis ruinas en tus labios?
Y encontrándome en tus intenciones?

Ibas a ser el cabrón que me salvara.
Y he naufragado en el primer choque de caderas.

No sé si te conocí.
O eres el primero que me reconoce
tras las murallas de dudas que me bautizan.

Pero joder que desastre de noche
al estabilizarme en tu tierra firme.

No voy a ceder. No insistas.

Que flaquearé en cuanto descubras
de que digo no,
por miedo de que tú respondas sí.

 

Autora: Alicia Aguilar.

Un comentario Añadir valoración

  1. Buenos sentimientos. De los que hace falta plasmar y leer detenidamente y con calma. Me ha gustado mucho.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.