De tal fruta, tal semilla

Quieren arrancarme las raíces.

Nos separa una matrioska
una guerra, dos duros, un estómago a medias,
la mirada que desviste mis certezas,
te necesito como sonrío ante el océano.

Con las manos manchadas de tierra,
con la cara desbordada del agua salada
que nos mantiene vivos, pero al tiempo
es la daga que atraviesa la corteza.

Quieren arrancarme las raíces.

Lentamente derribaste las flaquezas,
abriéndote paso entre mis maneras y las huellas
de un nuevo amanecer,
te quiero como se necesita a la tierra.

Quieren arrancarme las raíces.
Soy el fruto que siempre recordará su semilla.

 

Autora: Andrea Springs

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.