Amor mendigado

Mendigas amor de cualquier rincón, lloras en cada uno de ellos
y te sientas en cada uno de sus callejones sin salida con la ilusión de
que se creará una calle más larga con el tiempo.
Te ves como una reina convertida sapo, todas tus cualidades
se desvanecen porque ni siquiera tú las quieres.

Mendigas el amor que tampoco tú te tienes.
Aunque ese tipo de amor, ni siquiera, se podría llamarse así.
Bailas con un movimiento equivocado.

Déjalo ya,
ese amor no te pertenece, porque ni siquiera podrías llamarlo así.
Te desprecia, ni siquiera le interesas, te hace creer que el problema eres tú.
Huye en cuanto las cosas se ponen difíciles.
Por favor déjalo ya, no mendigues eso llamado amor.
Solo es pura ilusión.

Ven, ponte enfrente de ese espejo. Mírate tanto que al final veas todo
por lo que eres tan valiosa.
Para por un momento y pregúntate que es
lo que quieres tener en tu reino,
después de eso no quites nada de la
lista, te mereces todas las que en ellas pusiste.

Haz oídos sordos a lo que tienes que hacer para agradar a tal chico,
Te digo que, en cuanto te muestres con tus sombras y luces,
con tus pros y contras, con habilidades y defectos.
Siendo tan directa como quieras desde el amor, realmente ahí os encontrareis.

Ahora coge la ropa que a ti más te guste,
deja o ponte tacones,
maquíllate o deja tu cara al natural,
habla o no digas nada.
Y da pasos firmes a tu propio reino.
Ahora es el momento, solo el ahora.

 

Autora: Thais Calvo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.