TÚ ERES, TÚ VIVES

Tú tienes la batuta de tus ángeles y de tus demonios.

Tú eres el dueño de tus bestias

y el centro de tu sol.

 

Tú tienes el control.

Y cuando comienza la función,

agitas tu varita.

Tú decides si eres cara o cruz.

 

Y entonces lo hice,

titubeando pero…yo.

 

Decidí pintar a colores,

fijarme en las luces

buscar esa calma,

no siempre tranquila,

que cambia antes que yo.

 

Decidí hacerlo fácil

y no castigar(me)

que lo normal es incompleto, imperfecto.

 

Es más sencillo.

 

Decidí respirar hondo

y salirme de mi línea

ver el caos desde lejos

por si la perspectiva da ventaja.

 

Y descubrí que la mejor carrerilla

es viajar más allá de tu propio horizonte,

que sólo es posible si retrocedes,

y que siempre serás tú

para ti

lo más importante,

pero ser feliz requiere desfocalizarse.

 

Comprobé que hay que ser valiente

para exponer tu piel,

que el aire a veces raja

y paraliza de miedo.

 

Que inevitablemente te sentirás pequeño,

pero hay tal inmensidad ahí fuera,

que en su grandeza

comprenderás la tuya.

 

Aprendí a

dejar pasar luces nuevas

y dejar ir versiones de mí.

Que tu altura no se mide en metros

sino en el brillo que emites cuando eres auténtico.

 

Y resulta que entonces eres tan salvaje como bello,

que cuanto más eres tú

con más claridad se ve el resto.

 

De dentro a fuera

y de fuera a dentro.

 

Vivir es reversible,

entre tantos otros verbos.

 

Y tú, ¿qué decides?

 

Autora: MoniK

Un comentario Añadir valoración

  1. Gena dice:

    👏🏻😻😍 brutal

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.