Sociedad

en

En medio de un absurdo

producido por algún soma,

el poeta observa mudo

el terrorífico futuro.

 

Acaparado lo ilimitado

obviando lo que es caduco.

Desacreditada la razón

engañamos a nuestro corazón.

 

Amamos por compasión

y maldecimos el cariño,

frente al daño callamos

encerrados en nosotros mismos.

 

Lloramos solos,

reímos con desconocidos,

y haciendo virtud del vicio

nos contentamos con lo efímero.

 

Somos bestias, ganado,

ovejas de un rebaño

que buscando algo distinto

comen siempre del mismo pasto.

 

Inútiles, vanidosos, engreídos

sarmiento en el camino,

responsables de mi destino,

adultos que odiabas siendo niño.

 

Autor: Alejandro Moreno

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.