Seguramente te espere

La lluvia se ha acostumbrado a eso de verme llorar en las montañas.

Tu eco no vuelve ahí arriba, he gritado todo lo que llevo dentro pero no, no vuelve.

Seguramente se haya bajado en la parada equivocada,

antes de tiempo,

seguramente haya atasco dónde quiera que esté o se ha quedado dormido. Sí, seguramente sea eso y no que se ha cansado de historias en las que caer no era una opción.

Seguramente no haya encontrado otra voz que le invitase a un café o haya tenido la mala suerte de haberse olvidado de nuestra cita aquí arriba.

Ni tu eco ni tu cuerpo han vuelto al lugar donde nos hicimos uno,

dónde la carne se volvió sustento y la brisa mera espectadora.

Seguramente te hayas equivocado de andén y estés en otra dirección,

seguramente ya estés lejos, yo aquí….

Y sí, seguramente te espere

hasta que la cena se enfríe.

 

Autora: Irene Jotadé

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.